La Distorsión de la realidad

La inteligencia turca se esmeró en realizar tal serie de modificaciones de su propia historia, que las contradicciones que presentan al alegar su inocencia para con el “caso armenio” suelen distorsionar los propios anales de la historia turca.
Los Alegatos Turcos son diferentes y contestan a cada eslabón sistemático de exterminio.

 

24 de Abril de 1915:

La política turca afirma que los cientos de armenios intelectuales y profesionales arrestados (describe que el arresto era seguido por la ejecución), que hubieron en la noche del 23 de abril y durante la madrugada del 24, respondió a que todos ellos eran sospechosos de atentar contra la integridad del Imperio a causas de la de sus “ideas revolucionarias”.

 

Traición Armenia:

Es la más subjetiva de las excusas que alega Turquía. Justifica el exterminio de un pueblo a causa de que los armenios que vivían en el sector oriental de la Meseta Armenia, apoyaron el avance ruso sobre las ciudades de Van, Kars y Ardahán, en los primeros años de la Primera Guerra Mundial. Nada se dice de que las batallas pérdidas en dichas ciudades constituyeron el golpe más bajo que pudo haber recibido Ismael Enver Pashá, lo cual motivó endurecer el plan genocida.
Reprochan al pueblo armenio haberse vuelto contra el Imperio después de “600 años de amistad”. ¿No resulta obvio pensar que la autonomía que reclamaban los armenios o la mejora de sus derechos civiles, económicos y sociales eran totalmente legítimos?.

Deportación: Reubicación de los Armenios para su defensa:

Las largas caminatas de la muertes se dirigían a los desiertos del norte sirio, más específicamente a Der Zor. El alegato turco es inteligente: reubicación de la población al desierto para “proteger” al pueblo de la Primera Guerra Mundial. Lo que desvaloriza totalmente esta propuesta turca, es la cantidad de pruebas que provienen de ese desierto, que permiten entender que no hubo tal llamada reubicación.

 

300.000 a 800.000 Muertes:

Los expertos en distorsionar la realidad en Turquía se dieron el lujo de determinar un tope mínimo de muertes permitido. Es decir, versando que en la guerra murieron 400.000 turcos, entre los armenios la cifra estimativa sería de 300.000 a 800.000 individuos. Es decir, no hubo genocidio sino muertes causadas por la misma Primera Guerra Mundial…

 

El Absurdo: Los armenios que masacraron turcos:

Los turcos acusan de genocidio a los armenios que se anexaron a las fuerzas zaristas para la conquista de las ciudades de Van, Kars y Ardahán, las que de hecho eran habitadas por los armenios hace cientos de años y la conquista era atribuida al Imperio Ruso, no al pueblo armenio ya que no poseía autonomía alguna.

 

Demografía, Cultura, Historia y Genocidio: Como desvirtuar la historia ajena y la propia en una sola fórmula:

Para finalizar, resulta oportuno señalar que la Turquía Moderna desearía emparentarse más con los hititas que con los otomanos; esto es realmente sorprendente y a cualquier historiador podría causarle graves dolores de cabeza.

Desde que se cometió el Genocidio Armenio, Turquía tuvo que remodelar su historia. Para ello, fijó dos metas: 1) borrar cualquier vestigio de Cultura Armenia dentro de los límites del país y 2) desligarse totalmente de la historia e imagen otomana.

Mustafá Kemal (Attatürk), decretó un nuevo alfabeto, abolió los califatos y prohibió el uso del fez (símbolo otomano por excelencia) entre otras cosas. Sin duda alguna su mayor deseo era desligar su imagen a la del ex Imperio Otomano y junto con él, la imagen del Genocidio Armenio, del cual fue también coautor intelectual y material. No obstante ello, actualmente se conmemoran los aniversarios de la creación del Imperio y restos mortales como los del Gran Visir genocida del Imperio Otomano contra los armenios, Mehmet Talaat Pashá fueron repatriados al corazón de Turquía hace ya unas décadas.

En cuanto a la historia armenia en Turquía, es ignorada y omitida por el Ministerio de Cultura Turco. Cada edificio, templo o construcción realizado por armenios es atribuido a cualquier otra civilización. No se evidencia de esta manera que los armenios son los más antiguos habitantes de la región de Anatolia, del Cáucaso y de la Meseta Armenia.

En conclusión, Turquía debe reconciliarse con su historia Otomana para recrear su futuro como nación. Al querer seguir tratando de hacer perfectible el crimen cometido, los turcos están profanando permanentemente su propia historia e identidad nacional.